lunes, 6 de marzo de 2017

Reseña: Choque de reyes











Título: Choque de reyes
Autor: George R. R. Martin
Páginas: 882
Editorial: Gigamesh




Un cometa del color de la sangre hiende el cielo, cargado de malos augurios. Y hay razones sobradas para pensar así: los Siete Reinos se ven sacudidos por las luchas intestinas entre los nobles por la sucesión al Trono de Hierro. En la otra orilla del mar Angosto, la princesa Daenerys Targaryen conduce a su pueblo de jinetes salvajes a través del desierto. Y en los páramos helados del norte, más allá del Muro, un ejército implacable avanza hacia un territorio asolado por el caos y las guerras fratricidas.
George R.R. Martin, con pulso firme y enérgico, nos deleita con un brillante despliegue de personajes, engranando una trama rica, densa y sorprendente. Nos vuelve testigos de luchas fratricidas, intrigas y traiciones palaciegas en una tierra maldita por la guerra, donde fuerzas ocultas se alzan de nuevo y acechan para reinar en las noches del largo invierno que se avecina.



Hace ya casi u año que me leí esta segunda parte de la saga de Canción de hielo y fuego de George R.R. Martin y tenía ganas de empezar la tercera que lo llevo dejando ya mucho tiempo, pero antes me apetecía un poco recordar bien lo que pasaba en Choque de Reyes que me acordaba de bien poco, así que en estas últimas semanas me he estado releyendo este libro y tengo que decir que me ha gustado tanto como la primera vez.

Choque de reyes continúa un tiempo después del final de Juego de tronos. En el que la guerra se ha extendido y han salido reyes de hasta debajo de las rocas, y lo principal es quién se sentará en el Trono de Hierro. De momento está Joffrey, pero ahora Robb se ha nombrado Rey en el Norte, Stannis se considera el heredero legítimo, Renly es también Baratheon y también crea su propio bando y, como Invernalia se ha independizado, las Islas del Hierro también lo hacen. Por lo que los Siete Reinos se fragmentan en un lío de alianzas e intereses donde se dejan de lado el honor y la lealtad. Esa es la trama que más narradores tiene, por un lado tenemos a  Sansa Stark en Desembarco, donde ahora es la prometida del rey actual; Arya Stark, que escapó y está intentando volver a su casa; Tyrion Lannister, también se encuentra en Desembarco en donde ejerce como Mano del Rey; Catelyn Stark, apoyando a su hijo Robb; Bran Stark, en Invernalia; Davos, que aparece como nuevo narrador, que está en el bando de Stannis y, por último, Theon Greyjoy, que ha vuelto a su casa en las Islas del Hierro.Y por supuesto, no nos podemos olvidar de Jon Nieve que nos sigue contando lo que pasa en el Muro y Danaerys Targaryen, que ahora es conocida como la Madre de Dragones.

En esta segunda parte hay algo que me gusta bastante y que la verdad es que va tener mucha importancia (o por lo menos en la serie lo hace) y es que comienza a verse la magia, una magia que nos va a presentar Melissandre y que se verá como algo oscuro y peligroso. Y es que el poder que tiene Melisandre para ver el futuro en las llamas o engendrar sombras asesinas, o las siniestras visiones que tiene Daenerys en la Casa de los Eternos de Qarth son buena muestra de ello. Visiones, que por cierto,Martin las sabe introducir perfectamente y que demuestran lo pensada que tiene el desarrollo de la saga. 

En conclusión, Choque de reyes es un libro que se disfruta en general por toda la trama, donde nos deja con las ganas de ver que ocurrirá en el siguiente libro, además de la forma de escribir de este autor, que es genial. Por lo que mi puntuación es un 5 sobre 5.



1 comentario:

  1. ¡Hola cielo!
    Aiinss yo que quería leerme estos tochazos antes de verme la serie y menos mal que ni lo intenté. Estoy viendo la serie y voy por la última temporada ya que la tengo que ver para la próxima que se estrena y la verdad es que me gusta la serie pero tampoco me fascina como a muchísima gente. Y sé que los libros si dijera de leerlos se me iban a hacer eternos así que menos mal que no lo intenté.
    Me alegro mucho de que a tí si que te haya gustado mucho el libro.
    ¡Un besazo!

    ResponderEliminar